Los implantes dentales son una de los tratamientos que han supuesto un mayor avance en la Odontología en los últimos años. El implante dental consiste básicamente en la colocación mediante cirugía de un elemento metálico, en forma de tornillo, en el hueso maxilar, que se encuentra bajo la encía. El implante sirve posteriormente como base para la colocación de una corona o de un puente fijo que sustituye a una o a varias piezas dentales. 

En la actualidad, la colocación de implantes dentales es un procedimiento habitual en las clínicas dentales. En España se colocan anualmente unos 800.000 implantes dentales, con resultados satisfactorios lo que ha convertido a nuestro país en los primeros puestos de la implantología dental.

El implante dental es actualmente el procedimiento odontológico más seguro y eficaz para reponer piezas dentales perdidas. Si bien hay que tener en cuenta que debe indicarse en el caso de que la pieza dental no pueda ser salvada. Un planteamiento conservador de la odontología contempla procedimientos previos, como la restauración o la endodoncia, que permiten mantener la pieza dental. Solo en el caso de que su deterioro impida la conservación, estará indicado el tratamiento con implantes dentales.

Ventajas del implante dental

Una vez colocado el implante dental en el maxilar se inicia un proceso de osteointegración, gracias al material biocompatible que lo cubre y que permite que este actúe como la raíz natural del diente. Esto lo convierte en la opción más segura para sustituir una pieza dental ya que se conserva la acción masticatoria sobre el hueso actuando como un diente natural.

Al ser una solución fija, se evitan los inconvenientes derivados de prótesis removibles, como dentaduras postizas o puentes dentales, que pueden requerir ajustes y que, en ocasiones, pueden genera provocar movilidad o dificultad de adhesión.

Otra ventaja del implante dental es que no requiere de cuidados especiales. Basta con mantener una buena higiene oral y visitar periódicamente al dentista (al menos una vez al año). En caso de portar implantes dentales resulta fundamental utilizar seda dental para acceder a la base del mismo, y eliminar así cualquier resto de alimento. También es de gran utilizar el uso de un irrigador dental, que permite limpiar el profundidad las zonas interdentales y la base del implante.

Sin duda, los implantes dentales mejoran la calidad de vida de las personas. Los implantes dentales all on four son una alternativa mucho más cómoda frente a las tradicionales dentaduras postizas. Este tipo de implantes permite restaurar por completo la totalidad de los dientes mediante la colocación de cuatro implantes que dan soporte a una prótesis fija, sin los inconvenientes de las removibles.

Por este motivo, el coste de los implantes dentales deben ser considerados como una inversión que redundará en la salud del paciente. No solo permiten recuperar la fundionalidad de la boca, también suponen una mejora estética y de la confianza ya que los resultados estéticos son similares a los del diente natural. Los implantes dentales permiten recuperar la sonrisa de forma segura y eficaz.