Si piensas en realizar un blanqueamiento dental es fundamental que conozcas en qué consiste este tratamiento y qué aspectos has de tener en cuenta antes de realizarlo. El blanqueamiento de los dientes no es algo milagroso. De forma previa a su aplicación hay que realizar una exploración profesional de tus dientes para valorar aspectos como la limpieza, la presencia de manchas o sarro, empastes en los dientes delanteros o grado de blanqueamiento que se puede lograr. 

Existen diferentes métodos para realizar una blanqueamiento dental. Desde los tratamientos que se realizan en la clínica hasta tratamientos que aplica el propio paciente en su casa. En cualquier de estos dos casos, siempre es importante la supervisión previa de un dentista que aconsejará el mejor procedimiento para cada caso. Si estás pensando en realizar un tratamiento para blanquear tus dientes en nuestra clínica dental realizamos siempre una exploración previa con el fin de valorar una serie de aspectos básicos antes de proceder al tratamiento:

  • Comprobar la presencia de sarro acumulado en los dientes, ya que éste impediría la penetración de la sustancia blanqueante, lo que provocaría la presencia de manchas al quedar estas zonas sin blanquear.
  • Detectar la presencia de caries. Antes de realizar un blanqueamiento dental es imprescindible eliminar cualquier atisbo de caries.
  • Obturaciones,  empastes o coronas en los dientes anteriores. La sustancia blanqueante actúa en el diente, pero no en otros materiales sintéticos como los empastes o coronas, por lo que habría que valorar su sustitución o la conveniencia o no del blanqueamiento en algunos casos.
  • Manchas. Antes del realizar el blanqueamiento dental es fundamental determinar el origen de las manchas o coloración de los dientes y realizar una limpieza dental previa. Hay que tener en cuenta que en caso de tinción por determinadas sustancias como las tetraciclinas, el blanqueamiento dental puede no ofrecer resultados satisfactorios, por lo que habría que optar por otras soluciones como las carillas estéticas.

Sustancias blanqueantes.

Además de la elección de un método de blanqueamiento dental, el dentista es el responsable de elegir cuál es la sustancia blanqueante más apropiada para tus dientes. En la actualidad se utilizan principalmente compuestos a base de peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida. Estas sustancias se aplican en las piezas dentales, protegiendo previamente las encías, y en algunos casos puede usarse un haz de luz fría o láser para activarlos y conseguir que el oxígeno que genera el blanqueamiento penetre en el esmalte dental más rápidamente.

El resultado que se obtiene varía de unas personas a otras. En nuestra clínica dental en Gijón te podemos orientar sobre el grado de blanqueamiento que conseguirás. Este es un factor  que depende de varias circunstancias, como el color natural de tus dientes (los dientes no son blancos completamente y su color puede variar desde el marfil claro al oscuro), la salud oral, higiene dental, la presencia de manchas, etc. En el caso de detectar manchas o sarro es fundamental realizar   una limpieza dental antes de aplicar la sustancia blanqueante. Además, debes tener en cuenta que hay una serie de factores que inciden directamente en la coloración de los dientes, como el consumo de tabaco, vino, té, café u otros alimentos con colorantes, que deben ser eliminados o reducidos después de un blanqueamiento dental si deseas conservar el blanco de tus dientes.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

NOTA: Todos nuestros posts tienen un carácter informativo y divulgativo, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.