La sensibilidad dental es un trastorno de los dientes que se produce por la exposición progresiva de la dentina debido al desgaste del esmalte. La dentina contiene unos finos tubos (túbulos) que albergan terminaciones nerviosas, que reaccionen al frío o al calor en forma de dolor o molestia cuando se reduce su protección natural. 

La sensibilidad dental se caracteriza por tratarse de un pinchazo breve o un dolor agudo y molesto que se produce cuando el líquido situado dentro de los túbulos reaccione moviéndose debido al calor, a frío o a la presencia de azúcar. Esta reacción se produce cuando el diente ha sufrido un desgaste excesivo, dejando sin protección a la dentina.

La sensibilidad dental es un problema que afecta a 1 de cada 7 adultos.

Si no se trata, provoca dificultad al ingerir alimentos, especialmente bebidas frías y calientes, problemas para realizar la higiene oral diaria, y puede derivar en trastornos más graves como la caries o la enfermedad periodontal

Causas de la sensibilidad dental

  • Cepillado demasiado fuerte. Utilizar un cepillo dental de cerdas duras o hacerlo de forma agresiva puede ser la causa del desgaste dental. El incorrecto cepillado también puede provocar la retracción de las encías y dejar al aire la base del diente, lo que aumentará la sensibilidad dental. Utiliza un cepillo de cerdas suaves y realiza el cepillado cudadosamente. Si notas que tus encías sangran durante la higiene oral, puede ser que no estés usando el  cepillo de forma correcta, visita a tu dentista para que te explique cómo hacerlo.
  • Enfermedad periodontal. La gingivitis y la periodontitis son las dos manifiestaciones más habituales de la enfermedad periodontal. Esta alteración bucodental afecta a las encías que comienzan a sangrar el inflamarse hasta retraerse. Al dejar al descubierto la base del diente se produce un aumento de la sensibilidad dental.
  • Bruxismo. El rechinar de dientes o bruxismo es una causa común de la sensibilidad dental. Suele producirse durante la noche y genera un desgaste excesivo del esmalte dental.

 

Soluciones

  • Cepillado correcto. Realiza tu higiene bucal diaria de forma correcta, utilizando cepillos con cerdas finas y masajeando suavemente el diente y las encías.
  • Pasta de dientes específica. Existen dentífricos específicamente formulados para mitigar o reducir la sensibilidad dental. Estos productos contienen sustancias desensibilizantes e incorporan componentes que permiten obturar los túbulos y reparar el esmalte. Consulta siempre con el dentista cuál es la pasta más apropiada para ti.
  • Colutorios. Existen colutorios específicos para la sensibilidad dental.
  • Evita alimentos. Reduce o elimina de tu dieta aquellos alimentos que aumentan la sensibilidad dental, como los alimentos ácidos (zumos, yogures, vinage, etc) así como alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Consulta con tu dentista en Gijón. Siempre que notes sensibilidad en tus dientes consulta con tu dentista para que determine la causa del problema y pueda ayudarte con el tratamiento más adecuado.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de COI.

NOTA:  Todos nuestros posts tienen un carácter informativo y divulgativo, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.