Las sonrisas blancas y deslumbrantes que puedes ver en revistas o en películas esconden siempre algún secreto. En la mayor parte de los casos han pasado por el dentista para realizar un tratamiento estético con carillas, un procedimiento con el que se consigue mejorar el color, la posición y el aspecto de la sonrisa. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre las carillas estéticas.



Las carillas estéticas son finas láminas de porcelana que se fabrican de forma personalizada y se colocan de forma permanente en la cara anterior de los dientes. Con ellas se consigue mejorar notablemente el aspecto de la sonrisa, ya que permiten modificar el color,  un mejor alineamiento dental  y reparar irregularidades o fracturas.

Si quieres mejorar tu sonrisa con este tipo de tratamiento,  es importante que te informes de forma previa y tengas en cuenta una serie de detalles que pueden ser relevantes para lograr el resultado que deseas: una sonrisa bonita y radiante.

Las carillas estéticas son una opción.

Las carillas estéticas es uno de los variados tratamientos estéticos  que puedes encontrar en una clínica dental para mejorar tu sonrisa.

Las expectativas o necesidades estéticas de cada persona son diferentes. Hay quien se siente insatisfecho con mejorar la alineación de sus dientes, el color,  el tamaño de los dientes o con sus encías. Por eso es importante que te dejes aconsejar por el profesional, ya que puede proponerte algún otro tratamiento que además de mejorar tu sonrisa también te ayudará a tener una mejor salud bucodental.

Las pequeñas fracturas o el desgaste dental pueden repararse con tratamiento menos invasivos, la alineación puede corregirse con ortodoncia y para mejorar el color de los dientes puede ser suficiente con realizar un blanqueamiento dental.

No quieras imitar a nadie.

Aunque en demasiadas ocasiones nos sorprende la espectacular sonrisa de los artistas de cine o de alguna estrella de la televisión, has de tener en cuenta que la sonrisa es algo muy personal y que no depende solamente de tener unos dientes bonitos y bien alineados. La sonrisa debe mantener una adecuada armonía respecto a tu boca y  tus rasgos faciales.

Esta armonía puede conseguirse con el diseño de sonrisa que trata precisamente de eso, de lograr una sonrisa armoniosa, adaptada a las características del rostro, teniendo en cuenta aspectos como el tamaño de los dientes, la exposición de las encías, el grosor de los labios, las dimensiones de la mandíbula, etc.

El fin es lograr una sonrisa lo más natural posible. Y esto se consigue haciendo un diseño adecuado de las carillas para que el resultado final sea natural y encaje en la armonía de tu rostro.

Además, hay que tener en cuenta las expectativas y deseos del paciente y adecuarlos a un resultado final estético y natural.

¿Dientes perfectos?

La idea de que los dientes perfectos deben ser totalmente iguales y simétricos, no suele corresponderse con un aspecto natural. Por eso resulta importante que en el diseño de las carillas se tenga en cuenta esa naturalidad que tiene que ver con la personalidad, la gestualidad facial, el carácter… de cada persona.

Es importante que el cambio sea sutil. Es decir, que sea evidente que la persona ha mejorado su aspecto, pero sin esté muy claro por qué ha sido. Esa es la clave de un buen tratamiento dental con carillas estéticas.

¿Cuántas carillas son necesarias?

Este es otro aspecto que debes de tener en cuenta. Es posible que se consigan buenos resultados utilizando carillas solo en los dientes superiores, todo dependerá de cómo sonrías, del nivel de apertura de la boca, del aspecto de los dientes inferiores, etc.

Lo habitual es colocar las carillas en los dientes más visibles, lo incisivos y caninos. Aunque no siempre tiene que ser necesario en todos.

Lo mejor es que te dejes guiar por el consejo de tu dentista. La experiencia que tenga en la utilización de este tratamiento será fundamental para que logres unos resultados satisfactorios con el número de carillas más adecuado a tu caso.

La cuestión del color.

En muchas ocasiones la persona que opta por las carillas estéticas desea tener unos dientes lo más blancos posible.

Sin embargo, el color de los dientes no es totalmente blanco. De hecho, unos dientes demasiado blancos se pueden percibir como poco naturales.

El color de los dientes es también algo muy particular. Varía de unas personas a otras por lo que su elección es una tarea en la que deberías dejarte aconsejar por el dentista que se ocupará de que tengas unos dientes más blancos, pero sin que sean monocromáticos u opacos. (Los dientes naturales son traslúcidos). De esta forma el resultado final será más natural.

Periodo de prueba.

Antes de poner las carillas definitivas, el paciente llevará unas carillas provisionales. De esta forma podrá comprobar cómo va a ser el resultado final. Estas carillas provisionales sirven para hacer ajustes y que el paciente pueda hacerse una idea de cómo será el resultado final.

Normalmente estas carillas suelen ser más opacas y algo menos finas que las carillas definitivas, así que el resultado final mejora notablemente respecto a las provisionales que se utilizan como una prueba diagnóstica para la adaptación y pulido de las definitivas.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

Todos nuestros posts tienen un carácter divulgativo e informativo y en ningún caso sustituyen a una visita con el dentista.