Cuidar la salud de los más pequeños de la casa incluye velar por su higiene dental ya que durante los primeros años de vida son varias las enfermedades que pueden afectar a la salud de los dientes. Te contamos cuáles son las más habituales. Te contamos cuáles son las más habituales.

La boca de los peques de la casa está en constante cambio y evolución. Esta transformación constante puede hacer que la boca sea más vulnerable a contraer enfermedades, por eso una adecuada higiene oral es fundamental durante la infancia.

El desarrollo de la cavidad bucal y de la dentición temporal se inicia antes de nacer. En los primeros meses de vida es cuando aparecen los primeros dientes, los llamados “dientes de leche” o “dientes temporales“, que erupcionan hasta los dos años y que permanecerán en la boca hasta aproximadamente los seis años de edad. En esta etapa pueden aparecer los primeros casos de caries dental.

 

Con la aparición de los primeros dientes comenzará el cepillado. El objetivo es evitar la acumulación de biofilm que es el causante de la caries, principal motivo de pérdida de dientes en los niños. “La caries temprana es la enfermedad crónica más recuente en la infancia“, indica la revista Dentaid.

Hay que tener en cuenta que la caries avanza más rápido en los dientes de leche ya que su esmalte es más fino que el de los dientes permanentes. Además, los niños con caries en los  dientes temporales son más propensos a padecer caries en la edad adulta. La prevención pasa por inculcar en el niño hábitos de higiene oral, limitar el consumo de azúcares y mantener una dieta variada, rica en frutas y verduras; y visitar al dentista al menos una vez al año.

Gingivitis

La gingivitis es también una enfermedad que puede aparecer en la etapa infantil. Se trata de una inflamación de las encías que pierden su aspecto rosado, enrojecen y sangran.

Según la revista Dentaid, en España solo el 48,2% de los niños menores de 12 años tiene unas encías sanas. Y el porcentaje disminuye durante la adolescencia, periodo en el que se producen cambios hormonales.

La acumulación de biofilm se encuentra también detrás de este problema. Si la placa bacteriana no se elimina adecuadamente se transforma en sarro o “cálculo dental”, se mineraliza, afectando a las encías. Para retirarla es necesario acudir al dentista y realizar una limpieza dental profesional.

¿Cómo cuidar los dientes durante la infancia?

Dependiendo de la edad los hábitos y técnicas de higiene oral deben ir cambiando.

La higiene oral debe iniciarse incluso antes de la aparición de los primeros dientes. Mientras el niño es aún un bebé es recomendable limpiar las encías con el dedo envuelto en una gasa humedecida con agua tibia.

Durante la erupción de los dientes es normal que el niño experimentes molestias. Para mitigarlas puede usarse un mordedor previamente enfriado en el congelador.

Cuando aparece el primer diente es aconsejable acudir al dentista e iniciar el cepillado. Para ello se debe utilizar un cepillo de cabezal pequeño y cerdas extrasuaves. El cepillado debe realizarlo un adulto, siendo especialmente cuidadoso con las encías.

Al primer año de vida se aconseja realizar una nueva visita con el dentista, para que compruebe la correcta erupción de los dientes y la adecuada oclusión dental, con el fin de anticiparse o evitar problemas futuros.

Entre los 2 y los 6 años el niño ya tiene todos los dientes de leche y es capaz de responsabilizarse de su higiene oral. Lo más importante es que el cepillado se convierta en un hábito en su rutina de higiene diaria. Lo recomendable es limpiarse los dientes al menos dos veces al día, en la mañana y a la noche (este último cepillado es el más importante). Para ello debe emplear un cepillo de dientes infantil y pasta dental con una concentración de flúor adaptada a la edad infantil. Es importante que el cepillado sea supervisado por un adulto para que se desarrolle adecuadamente y evitar la ingesta de pasta dental.

A partir de los 6 años comienza la aparición de los dientes definitivos, que finaliza en torno a los 12 años de edad. En este periodo puede ser necesaria la aplicación de un tratamiento con ortodoncia, por lo que se recomienda acudir a la consulta del dentista.

En esta etapa pueden producirse molestias por lo que hay que cuidar de forma especial las encías, aunque la caries sigue siendo la principal patología en esta edad. Se aconseja utilizar una pasta con mayor concentración de flúor para reforzar el esmalte dental e incrementar la frecuencia del cepillado a tres veces al día.

Finalmente, se debe mantener la visita al odontólogo al menos una vez al año para que vigile la evolución de los nuevos dientes, la correcta erupción o aplicar selladores de fosas o tratar fisuras para evitar el riesgo de padecer caries.

En demasiadas ocasiones se priorizan http://pequelia.republica.com/bebes/los-problemas-de-dientes-mas-habituales-en-ninos.html