Solucionar la ausencia de dientes con puentes dentales es causa frecuente de consulta en nuestra clínica dental en Gijón. Cuando se pierde un diente o una muela, por un traumatismo, enfermedad periodontal, exodoncia… el paciente trata de buscar una respuesta adecuada para recuperar la estética y la funcionalidad de la boca.

La ausencia de dientes es un problema que dificulta funciones básicas como hablar, morder o masticar. La pérdida de una pieza dental tiene además un efecto directo sobre el resto de piezas ya que estas tienden a ocupar el espacio que ha dejado la pieza perdida, provocando su movilidad, tanto de las piezas adyacentes como de las opuestas (superiores si se ha perdido un diente inferior, e inferiores si se ha perdido un diente superior). Esta movilidad provoca además una alteración de las zonas de contacto, lo que  dificulta la higiene dental y aumenta la posibilidad de padecer caries.

Los puentes dentales son una solución eficaz para sustituir piezas dentales ya que ayudan recuperar la sonrisa del paciente, evitan la movilidad del resto de piezas dentales, permite la masticación de los alimento así como hablar y emitir sonidos con normalidad.

Tipos de puentes dentales

El puente más usado es una pieza fabricada en metal y cerámica que está compuesta de dos piezas laterales a modo de pilar y una pieza central o póntico, que es la que sustituye la pieza perdida. Los puentes dentales pueden utilizar como pilar dos dientes naturales (mediante una corona o un gancho metálico) o también pueden utilizar  implantes dentales en el caso de que se hayan perdido varias piezas (puentes sobre implantes dentales). En este vídeo verás cómo se elabora un puente sobre implantes.

El puente Cantilever se utiliza cuando solo existen dientes de apoyo a uno de los lados de la pieza perdida. En este caso se utilizan como soporte las dos piezas inmediatamente contiguas al diente perdido. Una vez tomadas las impresiones  de la boca del paciente (molde) el laboratorio elabora un puente que con las dos coronas de apoyo contiguas y una tercera corona póntico en el extremo. En este vídeo explica en qué consiste este tipo de puentes.

Finalmente, el puente adherido o Maryland es un tipo de puente compuesto por una encía y diente plásticos que está soportado por una estructura metálica a los dientes adyacentes que se tallan para que sirvan de soporte. Puedes ver cómo se realiza este tipo de puente dental en el siguiente vídeo.

¿Cómo se coloca un puente dental?

Dependiendo del tipo de puente el proceso será diferente, aunque de forma general el paciente realizará una primera consulta a nuestra clínica dental en Gijón en la que se preparan los dientes adyacentes que servirán de soporte al puente dental. Posteriormente se saca un molde de la boca (impresión) que se enviará al protésico dental que es quien elabora la pieza que se pondrá en la boca. El dentista realizará un puente provisional. Transcurrida una semana aproximadamente el paciente debe volver a la consulta del dentista donde se remueve el puente provisional y se coloca el definitivo. En este proceso se realizan los ajustes necesarios para que el puente encaje perfectamente, se comprueba la mordida y se pega con unos adhesivos especiales que garantizan la firmeza y una correcta adherencia. Una vez colocado el puente dental  es importante que el paciente realice una correcta higiene de forma similar a si se tratara de un diente natural, utilizando la seda dental o cepillos interdentales si fuera necesario.

 

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

NOTA:  Todos nuestros posts tienen un carácter informativo y divulgativo, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.