El embarazo puede ser un periodo crítico para tu salud bucodental. El cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios hormonales y físicos que tienen una incidencia directa en el estado de los dientes y los tejidos orales. Te contamos qué es lo que puede ocurrir en tu boca durante los nueve meses de embarazo. 

Si estás embarazada o piensas estarlo debes prestar especial atención a tu salud oral ya que esta puede experimentar alteraciones durante los nueve meses de gestación. Las causas son los cambios hormonales que se van a producir en tu cuerpo y la modificación de determinados hábitos a causa del embarazo.

Algunas de las alteraciones más habituales son estas:

  • Se pueden producir ardor y vómitos. En caso de vomitar, la acidez de los jugos gástricos daña el esmalte dental y hace que tus dientes se encuentren más predispuestos a padecer caries.
  • Malas digestiones que pueden provocar mal aliento.
  • Los cambios en la alimentación durante el embarazo debido a los antojos o al deseo de consumir determinados alimentos dulces o con azúcares también tendrá una incidencia negativa en tu salud oral.
  • Si se producen alteraciones en los hábitos alimenticios, es necesario ser más rigurosa con la higiene dental, lavar los dientes después de haber consumidor alimentos y no olvidar la seda dental.
  • Puede presentarse la llamada “gingivitis del embarazo” que se manifiesta en forma de inflamación y sangrado de las encías. Si la mujer ya padecía alguna alteración en las encías antes del embarazo, su situación puede agravarse. La gingivitis del embarazo está relacionada con la liberación de hormonas en el cuerpo de la mujer para facilitar el parto.
  • La alimentación del bebé requiere de un aporte de calcio extra que hace que este disminuya su presencia en el organismo de la mujer. El calcio es un elemento fundamental para formación del material con el que están hechos los dientes, por lo que es recomendable una dieta rica en este mineral, con leche y productos lácteos.
  • Durante los primeros tres meses de embarazo la mujer suele padecer sequedad en la boca (xerostomía) o exceso de salivación. En caso de sequedad se recomienda tomar chicle o caramelos sin azúcar para estimular la producción de saliva.
  • Muchas mujeres no acuden al dentista durante el embarazo pensando que puede perjudicar el bebé. No hay ningún motivo para hacerlo. Basta con que informes a tu dentista de que estás embarazada, de este modo podrá tomar las oportunas precauciones durante la aplicación de determinados tratamientos o postponerlos tras el parto. En el caso de que sea necesario realizar una radiografía, se deberá colocar un delantal de plomo para proteger adecuadamente al feto.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

Todos nuestros posts tienen un carácter divulgativo e informativo y en ningún caso sustituyen a una visita con el dentista.