A todos nos gusta tener unos dientes bonitos. El aspecto de la sonrisa mejora tu imagen y además es fundamental para la autoestima. Si quieres mantener una buena estética dental no solo debes cuidar la salud de tu boca.  Te contamos cuáles son los hábitos que más perjudican el aspecto de tus dientes.Bebidas ácidas y carbonatadas.

Este tipo de bebidas alteran el ph de tu boca, aumentando la acidez, lo que provoca alteraciones en el esmaltes, debilitándolo y haciendo que se más proclive a un desgaste prematuro y a padecer caries. En este grupo de bebidas se encuentran los refrescos carbonatados, las bebidas energéticas y los zumos de cítricos como el limón, la naranja o el pomelo. Estos últimos ofrecen un gran aporte de vitamina C, por lo que, si quieres preservar tus dientes de la acción de sus ácidos, puedes utilizar una pajita para su ingesta. Ten en cuenta además que los zumos de frutas con un alto contenido en taninos, como los arándanos o las grosellas, también mancharán la superficie dental.

 Tabaco. 

¿Qué podemos decirte del tabaco que ya no sepas? Que además de perjudicar tu salud en general, también afecta a la salud y al aspecto de tus dientes. El consumo de tabaco provoca manchas en la superficie dental y amarillea tus dientes. Su consumo está directamente relacionado con las enfermedades periodontales ya que reduce el riego sanguíneo a las encías y la oxigenación de los tejidos blandos de la boca. También altera la flora bacteriana de la boca, haciendo que aumente el riesgo de la acumulación de placa bacteriana.

Azúcar.

El azúcar está por todas partes. No sólo en los caramelos y golosinas, también en la bollería refinada, en los panes, salsas, refrescos y en los zumos industriales. Y tus dientes notarán su presencia si la consumes de forma habitual. Las bacterias que provocan la caries utilizan el azúcar como alimento, así que no les des motivos para que destruyan tus hermosos dientes.

Bruxismo.

El hábito de rechinar los dientes o bruxismo es un acto involuntario que tiene su origen en el estrés o la ansiedad. Su consecuencia es un desgaste excesivo de los dientes lo que provoca un aspecto envejecido y un desgaste del esmalte dental, que incide en la aparición de caries dental. Para solucionar este problema lo más recomendable es utilizar por las noches una férula  de descarga.

Cepillado agresivo.

Cepillarte los dientes de forma agresiva, con un exceso de presión, o utilizando un cepillo con unas cerdas duras también daña el esmalte dental y las encías. Una agresión excesiva durante el cepillado puede provocar sangrado de las encías que, a la larga, pueden retraerse dejando al descubierto la raíz del diente. No solo el aspecto de tu boca empeorará, también hará que tus piezas dentales sean más propensas a padecer enfermedades.

Morderse las uñas.

A este feo hábito se le conoce con el nombre de onicofagia. Morder las uñas provoca un exceso de desgaste de las piezas dentales, sobre todo de los dientes incisivos, además de que puede ser causa de una movilidad dental excesiva. Tan perjudicial como moderse las uñas es utilizar los dientes para abrir latas o manipular instrumentos, morder lápices o bolígrafos.

Piercings.

Es posible que si te has puesto un piercing en la lengua o en labio sea para presumir de él. Pero estos accesorios pueden tener consecuencias negativas para la salud de tu boca y la estética de tus dientes. Además de que pueden infectarse o provocar inflamación de los tejidos, también son causa de maloclusión (ajuste inadecuado de la mordida) y traumatismos en los dientes. Nuestro consejo es que nos los utilices.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

*Todos nuestros posts tienen una finalidad informativa o divulgativa y en ningún caso sustituyen la consulta con el dentista. 

Foto: Mahony.