La pasta de dientes con flúor es un eficaz método preventivo para la aparición de la caries. Sin embargo, en la edad infantil la cantidad de flúor en la pasta dental debe estar controlada y limitada para no provocar efectos perjudiciales para su salud.

El uso de pasta de dientes por parte de los niños debe ser supervisado por un adulto. En el mercado existen pasta de dientes infantiles con gran variedad de sabores que suelen encandilar al paladar de los más pequeños, por eso es necesario controlar no sólo la cantidad sino también la forma en que la usan.

En primer lugar hay que tener en cuenta que la aparición de los primeros dientes, los dientes  de leche, se produce aproximadamente a los seis meses de edad. Aunque puede variar de unos niños a otros, hay casos de niños que con cuatro meses de edad inician la erupción de sus primeras piezas dentales, mientras que puede darse el caso de que al año de edad todavía no hayan aparecido, aunque suele ser raro.

¿Cuándo iniciar la limpieza bucal?

La limpieza de la boca del bebé debe hacerse incluso antes de que aparezcan los primeros dientes. El modo de realizarla es sencillo. Puedes emplear una gasa mojada en agua y pasarla suavemente por las encías de la boca de tu bebé. De esta forma arrastrarás los restos de alimentos y azúcares que puedan quedar tras la ingesta de alimentos. Lo importante viene va partir del primer año de vida, cuando comencemos a dar la niño su primer cepillo de dientes, con cerdas suaves, para que vaya acostubrándose a su uso.  Pero ¿cuándo comenzar a usar la pasta de dientes y qué cantidad utilizar?

Se recomienza empezar a utilizar la pasta de dientes desde el momento en que ha aparecido el primer diente, dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse.

Por lo que se refiere a la cantidad de pasta dental, varía en función de la edad.

 

  1. En niños hasta los dos años de edad  (<2 años), se aconseja emplear una pasta de entre 500- 1.000 ppm (partes por millón) de flúor “raspada” sobre el cepillo. Un cantidad aproximada al tamaño de un grano de arroz.
  2. En niños entre  2 y 6 años, la pasta deberá tener entre 1000-1450 ppm de fúor. Una cantidad similar al tamaño de un guisante.
  3. A parte de los 6 años de edad, cepillarse dos veces al día con una pasta de dientes con 1.450 ppm de flúor y una cantidad cantidad similar al tamaño de un guisante.

 

Aspectos a vigilar

Uno de los aspectos que hay que evitar es que el niño se trague la pasta de dientes. Por eso es fundamental que el niño comience a utilizarla cuando haya aprendido a escupir y siempre bajo la supervisión de un adulto.

También será el adulto el que administre la cantidad de pasta de dientes a utilizar en cada caso ya que el niño puede percibirla como una golosina y abusar de su uso. Una   cantidad desproporcionada de pasta de dientes no mejora la limpieza bucal. Lo realmente importante es realizar un correcto cepillado utilizando el cepillo para arrastrar los restos de alimentos.