La limpieza dental o profilaxis dental es uno de los tratamientos odontológicos más habituales y tiene una importancia fundamental a la hora de prevenir enfermedades bucodentales como la caries o la periodontitis. 

La limpieza dental consiste básicamente en la eliminación de forma mecánica o por medio de ultrasonidos del sarro y manchas acumuladas en los dientes y bajo de las encías.

El procedimiento dura entre 30 y 40 minutos y debe realizarlo un profesional cualificado, como un odontólogo o un higienista dental.

Antes de proceder al tratamiento es importante que el odontólogo realice una revisión del estado de la boca del paciente, ya que en caso de padecer periodontitis, se deberá hacer un tratamiento periodontal más profundo.

El tratamiento puede ser completado con la aplicación de flúor al final de la limpieza.

¿Cuándo hacer la limpieza dental?

Lo recomendable es realizar una profilaxis cada seis meses, aunque esta periodicidad puede variar debido a diferentes factores.

Siempre que el paciente realice una correcta higiene y utilice la seda dental a diario, será suficiente con acudir al dentista dos veces al año. Sin embargo, si el paciente no realice una correcta higiene dental, o en caso de que tenga algún tipo de predisposición genética periodontal que pueda alterar su flora bacteriana  es posible que deba realizarse una limpieza dental cada mes.

¿Es un procedimiento doloroso?

La limpieza dental puede suponer alguna molestia, pero en ningún caso es doloroso.

El uso de determinado instrumental, como los ultrasonidos, puede generar alguna perturbación en el paciente, pero una limpieza dental realizada de forma cuidadosa y profesional no debe causar dolor.

En los pacientes que padezcan de sensibilidad dental puede aplicarse un anestésico tópico en las encías que reduce cualquier sensación molesta.

¿Cuáles son los beneficios de la limpieza dental?

En primer lugar, como ya hemos dicho, la profilaxis dental tiene una gran importancia preventiva para tu salud oral, ya que minimiza el riesgo de padecer caries, gingivitis, periodontitis y otras enfermedades.

Ofrece una mayor sensación de limpieza en los dientes y tiene un directo beneficio estético, ya que se eliminan las manchas que puedan estar adheridas a los dientes, dejándolos más blancos.

La eliminación del sarro dificulta su acumulación en el tiempo, por lo que la limpieza dental también te facilitará además la higiene dental diaria.

Por último, debes tener en cuenta que cuando acudes al dentista de forma periódica éste puede hacer un mejor seguimiento de tu salud bucodental y detectar de forma precoz la presencia de enfermedades como la caries o incluso el cáncer oral.

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias.

NOTA: Todos nuestros posts tienen un carácter informativo y divulgativo, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.

Imagen: freedigitalphotos.net by artur84