Desde pequeño te habrán dicho que debes cepillarte los dientes tres veces al día después de cada comida. Pero esta recomendación no es del todo precisa. Te contamos por qué. 


El cepillado es fundamental para mantener una buena higiene oral.

Pero resulta todavía más importante cómo y cuándo lo haces.

Respecto al momento de cepillarse los dientes hay que establecer algunos matices.

Los estudios científicos señalan, de forma general, que son suficientes dos cepillados diarios durante al menos dos minutos.

Pero has de tener en cuenta que estos mismos estudios hacen hincapié en otros aspectos muy importantes.

Después de comer, espera a cepillarte.

Uno de estos aspectos es el momento en que debes de realizar el cepillado.

De forma clara se desaconseja cepillarte los dientes nada más comer.

Este es un error muy extendido: cepillarse los dientes inmediatamente después de haber comido. ¡¡¡No lo hagas!!! La razón es muy sencilla.

Al introducir alimentos en la boca, especialmente alimentos ácidos, el pH disminuye (aumenta la acidez) y los dientes se encuentran más sensibles, menos protegidos.

El pH normal de la boca se sitúa en 7, mientras que las bebidas ácidas o el vinagre tienen un pH en torno a 2,5.

Si te cepillas los dientes nada más comer, lo que estás haciendo es extender este ácido por toda la boca. Incrementando sus efectos negativos en todos tus dientes. 🙁

Por este motivo es necesario esperar un tiempo para que la boca recupere sus niveles de acidez normales gracias a la acción de la saliva.

Es entonces cuando puedes realizar el cepillado con mayor seguridad y eficacia. 🙂

¿Y cuánto tiempo es necesario esperar?

Espera al menos 30 minutos después haber ingerido los alimentos.  De esta forma evitas que el ácido penetre en los dientes con la acción del cepillado.

Una buena solución para que la boca recupere su acidez es mascar chicle sin azúcar, ya que éste facilita la producción de saliva.

También puedes usar un colutorio o enjuague bucal nada más comer, y esperar a cepillarte. Así se evita que la placa aumente su acidez.

Un alimento que también puede ayudarte es el queso. Finalizar una comida con queso ayuda a reducir el pH de la placa. Además, su alto contenido en calcio ayuda a mineralizar los dientes.

Nunca, nunca te cepilles los dientes después de haber tomado yogurt.  ¿Lo sabías?

¿Cómo se debe hacer un buen cepillado?

Este es otro de los errores más comunes.

El cepillado no consiste en “fregar” los dientes. Sino en “barrerlos” .

La forma correcta de hacerlo es de arriba a abajo y no lateralmente, como suele hacerse.

Mover el cepillo de derecha a izquierda hace que los restos de comida se depositen entre la encía y el diente. Provocando placa dental.

Acuérdate de cepillar los dientes por delante y por detrás. Y no olvides limpiar la lengua. Ya que en ella puede permanecer una gran cantidad de bacterias.

¿Cuánta pasta de dientes hay que usar?

Olvídate de cubrir todo tu cepillo de dientes con pasta. Esto sólo debe pasar en los anuncios de dentífrico. (Lo hacen para que gastes más.)

De hecho, el primer cepillado deberías hacerlo sin pasta. Con el cepillo seco.

Una vez aclarada la boca con abundante agua para arrastrar los restos de comida ya puedes hacer el último cepillado con el dentífrico.

Usa una porción pequeña. Del tamaño de un garbanzo.

Un exceso de espuma puede darte sensación de limpieza, pero no ayuda a que los dientes queden más limpios.

Tras el cepillado con pasta, no te enjuagues. Solo escupe la pasta sobrante. De esta forma el flúor seguirá actuando para proteger tus dientes.

La seda dental, imprescindible

Y nunca te olvides de la seda dental.

Aunque parezca mentira, si no la usas, el 40% de la superficie de tus dientes quedará sin limpiar.

Además, evitarás que se acumulen alimentos entre el diente y la encía. Lo que puede provocar enfermedades como la gingivitis y la periodontitis. 

Siempre, antes de irse a la cama.

El último cepillado del día es el más importante. Nunca debes dejar de hacerlo.

Durante a noche se produce menos saliva, por lo que las sustancias que provocan la caries campan a sus anchas.

No olvides nunca el cepillad nocturno antes de acostarte. Es el más importante.

El cepillado perfecto

Resumiendo.

Un buen cepillado debe hacerse al menos 30 minutos después de haber comido.

Usa previamente un colutorio o chicles para reponer el ácido de la boca.

Haz el primer cepillado con un cepillo seco. Aclárate con abundante agua.

Usa la seda dental.

Haz un segundo cepillado con pasta dental -muy poca- y escupe la pasta sobrante.

¿Fácil, no?

Dr. Humberto Arias. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias de Gijón (Asturias)

Imagen: shutterstock