La recesión gingival, conocida comúnmente como retracción de las encías, se refiere a un proceso progresivo de degradación y pérdida del tejido gingival, que se produce de forma gradual a lo largo de los años. La encía se va destruyendo y retirando, dejando al descubierto el diente. Es posible que el paciente perciba este proceso a percibir un aumento del espacio entre las piezas dentales. 

La causa más común de la recesión gingival son las enfermedades periodontales, provocadas por la acumulación de placa bacteriana, la falta de higiene bucodental o por una predisposición genética del paciente a padecer esta enfermedad.

Una buena higiene oral es siempre un factor decisivo a la hora de prevenir la recesión gingival.  Lo recomendable es cepillarse tres veces al día después de cada comida y usar la seda dental. No hay que olvidar que el cepillado tiene una doble función, además de limpiar los dientes estimula el flujo sanguíneo en las encías.  Masajear la encía con el cepillo contribuye a mantener su salud.

Recuerda que debes hacer un cepillado suave, desde del borde de la encía hacia el extremo del diente, utilizando un cepillo de cerdas suaves o de dureza media. Y resulta importante cepillar la línea de la encía, para eliminar los restos de comida que pueden acumularse.

El uso de la seda dental es también un factor decisivo para la correcta higiene bucodental. Con ella es posible acceder a las zonas del diente donde el cepillo no alcanza. Usa la seda dental de forma habitual durante la higiene bucodental diaria. Es una de la mejores formas de prevenir la recesión gingival.

¿Se pueden recuperar unas encías dañadas?

Existen técnicas quirúrgicas para recuperar las encías que aplicamos en nuestra clínica dental en Gijón.

La causa más común de la recesión gingival suele ser la periodontitis, por lo que en estos casos sería necesario realizar un tratamiento periodontal completo con el objetivo de detener el avance de la enfermedad. Este tratamiento consiste, básicamente en llevar a cabo una limpieza profunda alrededor del diente y de los tejidos que lo soportan para eliminar la placa bacteriana acumulada. Es lo que se denomina un raspado radicular. En casos graves sería necesario realizar una gingivectomía, es decir, una eliminación de tejido gingival para poder acceder a la placa.

Una vez eliminada la causa de la recesión gingival es posible realizar una cirugía estética de las encías. La técnica consiste en  colocar tejido de encía sana en las zonas donde se ha perdido. Esto refuerza el diente y lo protege de enfermedades. Puede hacerse en un solo diente o en varios. Es un procedimiento complejo, no doloroso, aunque el paciente puede sufrir molestias en las 24-48 siguientes a la intervención, que se calman con analgésicos.

Nuestro centro odontológico es una de la pocas clínicas dentales en Asturias que desarrolla este tipo de tratamiento  quirúrgico. Para ello disponemos de un área quirúrgica específica que cuenta con monitorización vital de paciente y zona de recuperación postoperatoria. Además, para las personas con temor o miedo a someterse a este tipo de cirugías prolongadas pueden optar por la sedación consciente.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias

NOTA: Todos nuestros posts tienen un carácter informativo y divulgativo, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.