Con el paso del tiempo, los dientes pueden ir perdiendo su color natural e ir acumulando manchas que afectan a la estética de tu sonrisa. Tu dentista puede ayudarte con diferentes tratamientos para que recuperes una imagen más luminosa y joven.

Limpieza dental profesional: En ocasiones es suficiente con llevar a cabo una limpieza dental profesional. Gran parte de las manchas son resistentes al cepillado diario, sin embargo una limpieza en la clínica dental permite eliminar las manchas superficiales producidas por el consumo habitual de tabaco, vino o café.

Carillas estéticas: Las carillas estéticas son una solución para los casos de manchas permanentes, como las causadas por tetraciclinas, que no se pueden eliminar con ningún otro tratamiento. Se trata finas láminas de porcelana que se adhieren de forma permanente a la cara anterior del diente. Además de corregir el color, permiten mejorar el alineamiento dental y reparar irregularidades o fracturas.

Fluoración: En las personas que padecen hipoplasia del esmalte  (carencia de esmalte debido a un defecto en el desarrollo del diente) es habitual la presencia de manchas de color marrón o amarillo. En estos casos está indicada la aplicación de flúor con el fin de reforzar el esmalte, la restauración con resina en manchas localizadas o, en los casos más severos, la microabrasión dental o las carillas estéticas.

Blanqueamiento dental: El blanqueamiento dental permite aclarar el color de tus dientes, pero no es un tratamiento pensado para eliminar manchas dentales. Antes de aplicarlo es necesario hacer una higiene dental profesional con el fin de eliminar las manchas que puedan estar adheridas a la superficie del diente.

Prevención de manchas

Sin duda alguna, la prevención y una buena higiene oral son las mejores armas para evitar la aparición de manchas dentales.

Cantidad de flúor: En los niños se recomienda utilizar una pasta dental infantil con una proporción de flúor adecuada para sus dientes. Una cantidad excesiva de este mineral puede provocar manchas permanentes en los dientes definitivos.

Alimentación: Algunos alimentos pueden manchar tus dientes, como es el caso del vino, del te o del café. El tabaco, además de incidir negativamente en toda tu salud, provoca también manchas dentales. Evita estos alimentos, y también las bebidas carbonatadas que debilita el esmalte dental, aumentando la presencia de manchas y de padecer caries.

Visita al dentista: La mejor forma de prevenir y controlar la manchas en los dientes es acudiendo periódicamente a la consulta del dentista. El odontólogo puede identificar la procedencia de las manchas y ofrecerte el mejor tratamiento en cada caso.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Odontólogo. Director de COI. Clínicas dentales en Gijón.

Todos nuestro posts tienen un carácter informativo y divulgativo y no sustituyen en ningún caso la consulta con el dentista.